Atención al cliente: 91 891 08 13 / pedidos@parafarmaciaaranjuez.com

¡CELULITIS!...cómo y porqué

en
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 260
  • 0 Comentario
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

Los primeros datos de la celulitis fueron ya reflejados hace 150 años, sabemos que se trata de la alteración de la estructura del tejido adiposo hipodérmico. Se acumula la grasa, el agua y las toxinas formando nódulos y bultos que complican el tejido conjuntivo y las fibras de colágeno. Comprometen la circulación de la zona, retienen líquidos, e incluso a veces provoca dolor, edema, y pérdida de sensibilidad.

CAUSAS QUE PROVOCAN CELULITIS

Vida sedentaria y poca actividad física
Consumo de grasas, dulces (mermeladas, azúcar blanco, chucherías,..), bebidas gaseosas,..
Herencia genética. Ej: mayor en mujeres latinas que nórdicas
El aumento de estrógeno en los ciclos hormonales (embarazo y menstruación) y el consumo de esta hormona (píldora, tratamientos de fertilidad,...)
Exceso de peso

TIPOS DE CELULITIS

La generalizada es más común en mujeres obesas, aparece pronto, se acentúa con la edad y conlleva problemas circulatorios, mientras que la localizada afecta a mujeres delgadas o que siguieron dietas estrictas.

Otra clasificación:

Celulitis dura o fibrosa característica en mujeres jóvenes y deportistas con tejidos que estan tonificados. Las fibras de colágeno que rodean el adipocito se endurecen.
Blanda o adiposa aparece tras repetidas y drásticas dietas, en mujeres de vida sedentaria relacionada con un volumen excesivo de lípidos. Afecta a las personas sedentarias y a aquellas que han seguido repetidas y severas dietas drásticas;
y celulitis edematosa o acuosa, relacionada con la hinchazón causada por la retención de líquidos y problemas vasculares. Se localiza principalmente en las piernas y es más frecuente en jóvenes y adolescentes.

Recomendaciones para el tratamiento y la prevención las celulitis

• La exfoliación para eliminar células muertas y la hidratación preparan la piel para el tratamiento anticelulítico.

• Utilización adecuada del anticelulítico. En general, una aplicación diaria durante un mes y repetir tres o cuatro veces al año.

• Masaje como tratamiento coadyuvante, adecuado a cada zona de aplicación.

• Higiene en el vestir: no utilizar ropas ajustadas, no utilizar zapatos con tacones demasiado altos.

• Evitar el exceso de calor.

• Evitar:

– El sedentarismo, realizando un mínimo de actividad física moderada y continuada.

– El estreñimiento, con una alimentación rica en fibras.

– El estrés.

• Supresión de los hábitos tóxicos (tabaco, café, alcohol...).

• Mantener una alimentación correcta y equilibrada:

– Reducir las comidas grasas.

– Beber agua abundante (1,5-2 L/día).

– Controlar el consumo de hidratos de carbono.

– Disminuir la cantidad de sal ingerida.

Tratamiento

Los objetivos del tratamiento deben ir encaminados a:

• Controlar los factores de riesgo.

• Favorecer la circulación sanguínea y linfática.

• Eliminar el edema.

• Facilitar la eliminación de la grasa acumulada.

• Mejorar la elasticidad cutánea.

• Aliviar el dolor.

El tratamiento de la celulitis puede ser:

• Médico y quirúrgico:

– Iontoforesis, ultrasonidos, electrolipoforesis, termoterapia.

– Mesoterapia.

– Liposucción.

• Tratamiento dermocosmético. Preparados tópicos anticelulíticos: su eficacia depende de que se apliquen en la primera fase, y de que su aplicación sea regular y todos los meses del año. Están compuestos por sustancias de diversos tipos:

– Venotónicos y antiedematosos, que mejoran la circulación sanguínea y evitan la formación de edemas (ginkgo biloba, castaño de indias, centella asiática, rusco, hiedra y vid roja).

– Rubefacientes, que activan la circulación y el metabolismo local de la piel al aumentar ligeramente la temperatura de la zona de aplicación

– Lipolíticos, que reducen la acumulación de grasa de los adipocitos (cafeína, guaraná, teofilina, nuez de cola, algas con yodo, forskolina, visnaga).

– Antilipógenos, que disminuyen la formación de adipocitos (glaucina, genistina)

– Reestructurantes, que actúan sobre las fibras del tejido conectivo, como vitaminas (A, B, C, E), oligoelementos (silicio, manganeso, cobre, zinc) y ciertos mucopolisacáridos.

El tratamiento deberá mantenerse, como mínimo, durante 3 meses.

Última modificación en
0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Miércoles, 11 Diciembre 2019

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Puedes ampliar información en el siguiente enlace Más información.

¿Aceptas el uso de Cookies para este sitio?